El método tiene una gran efectividad terapéutica en diferentes tipos de lesiones, destacando:

  • Hernias y protrusiones discales, discopatías.
  • Dolor lumbar, como la ciática o el lumbago.
  • Artrosis de columna y extremidades.
  • Síndrome facetario.
  • Pinzamientos vertebrales, radiculopatías
  • Contracturas o sobrecarga muscular de columna.
  • Limitación de la movilidad y rigidez.
  • Latigazos cervicales.
  • Escoliosis
  • Fibromialgia, Síndrome de fatiga crónica.
  • En general todas aquellas patologías que cursan con dolor y/o discapacidad.

 

Los mejores resultados se consiguen gracias a la combinación de tres factores fundamentales:

Un diagnóstico fisioterápico muy depurado, basado en:

  • El análisis profundo de los síntomas, mediante el razonamiento clínico.
  • La exploración palpatoria manual.
  • El análisis del movimiento alterado y de la disfunción.
  • La comparación de los datos con las pruebas de diagnóstico tecnológicas.

Un tratamiento de Terapia Manual mediante el Método POLD.

Un programa de ejercicio terapéutico para el acondicionamiento físico, la recuperación funcional y que los resultados obtenidos se mantengan de forma duradera.